Reyes Magos y el Círculo de la Tortuga



Este es el primer relato que me publicaron, aunque transformado,;y creo que no existía futurama.


EL MALETÍN de colección de minerales lo habían vaciado y ahora servía para guardar el dinero de la fiesta del colegio. Lucía estaba atontada viendo al profesor de Ciencias Ambientales que abría la pequeña maleta de madera para meter los billetes. Esa misma mañana tuvo que soportar una aburrida clase y ese maletín, que al mediodía contenía distintos minerales, ahora era una caja registradora fundamental para la celebración. Terminó la fiesta y Lucía se quedó dormida con su hermano Nicolás; esa noche le costó conciliar el sueño. Pero soñó.

A las 3:00 a.m. Don Eugenio dejó suspendida la nave espacial en el aire justo a la altura del tercero, dónde ella vivía, y abrió una pasarela para acceder al balcón de principessa Lucía.

-En esta maleta llevo los problemas- decía principessa Lucía mientras trasladaba el pesado equipaje desde el balcón al interior de la nave. Don Eugenio salió a recibir a principessa Lucía haciendo una miniflexión con las rodillas y besando su mano, al estilo de “querida”. Principessa Lucía era princesa del Vaticano y le gustaba que la trataran como tal.

Lucía y su maleta ya habían embarcado.
-¿Dónde vamos señorita?-- A Cadaqués, de donde es Dalí, que allí puede estar mi hermano-
- Como usted quiera principessa Lucía- contestó amanerado.
- Pero déjeme pilotar a mí- pidió seductora la niña.

Lucía abrió los ojos y avisó a Nicolás. Si había soñado con Don Eugenio eso significaba que podían estar cerca de conocer más sobre él.-¿Bueno, que has soñado? -Indagó Nicolás.- Pues que venía a recogerme e íbamos a buscarte a Cadaqués.- Corre. Esta noche le podemos encontrar. La brújula; el telescopio; el mapa. Tendremos que encontrar cómo funciona el sitio ese: el Círculo de la Tortuga. La última vez no tuvimos ocasión de averiguar cómo actúa este Círculo y por eso aparecimos en casa de repente. Esta noche tendremos otra oportunidad para averiguarlo.
Detrás de unos árboles encontraron una entrada al Circulo de la Tortuga. Al poner los pies en el Círculo el suelo empezó a redondearse y el mundo sobre el que pisaban se volvió redondo, completamente liso y amaneció repentinamente. Ellos intentaban avanzar en la misma dirección.

- Esto es tan lento... Si supiéramos cómo funciona. ¿Por eso se llama Circulo de la Tortuga, porque no se puede adelantar ni un centímetro por muchos pasos que demos?- Planteó Lucía.

-Tenemos que pensar qué es lo que NO nos permite seguir. El caparazón de una tortuga es circular. Tengo la sensación de que huimos- Contestó Nicolás mirando hacia atrás.

- Yo en cambio siento una atracción enorme hacia adelante, parece irresistible-. Dijo Lucía poniéndose la mano a la altura de las cejas para que el sol no le molestara la rosada piel y el sensible azul con el que veía las cosas.

- Entonces detrás tenemos el miedo y delante el deseo. Si avanzásemos acabaríamos en este mismo punto. Nos volveríamos a encontrar con nosotros mismos. Al decir aquella frase el planeta esférico que pisaban se transformó en un mar que los absorbía de forma incoherente. Aparecieron en un pequeño río delante de una señal que indicaba la dirección de la casa de Don Eugenio. Subiendo una colina vieron que muchos destellos asomaban por encima de los árboles. Los destellos cesaron y los árboles se volvieron de los colores del parchís. Llegaron a la aldea y observaron que las ventanas de la casa no eran ventanas; eran pantallas de ordenador con el símbolo de Windows en todas ellas. Esperaban encontrar a Don Eugenio muy ocupado, en cambio les recibió con un regalo para cada uno. Juguetes para el agua. Una sirena y un submarino.- Cuéntenos un cuento, Don Eugenio. Por favor. –reclamó Nicolás.- No puedo contar los cuentos. Sólo los puedo escribir. Yo duermo durante el día, que es cuando los sueño; y por las noches los escribo. Si se los cuento a ustedes pierdo demasiado tiempo del que me hace falta para escribirlos. Me he despertado porque ha saltado la alarma del umbral del Círculo, y para estos casos sí me permito cinco minutos. Los cuentos se escriben, si no, son leyendas. Con el paso de los años perderían frescura. No os puedo contar un cuento pero sí mi secreto. De día los sueño, de noche los escribo.
Nicolás y Lucía se despidieron del escritor. Le engañaron, y se quedaron a esperar a que conciliara el sueño Don Eugenio, escondiéndose detrás de una de las muchas pantallas de ordenador que tenía en su casa. Dormía con un sombrero de paja italiana, pero aquello no escondía ningún misterio. Al llegar la noche se despertó, desayunó cereales y se sentó en la silla de su escritorio. Los hermanos vieron que se quitaba la chaqueta del pijama, aproximaba un papel a MAMÁ GOOGLE – su adorada esposa- y vieron como los cuentos eran simples copias que se imprimían desde los pechos de MAMÁ GOOGLE.

17 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

Mamá Google, cuántas veces me ha salvado esa mujer cuando buscaba imágenes para mis textos!

muy lindo, Soportandome (aunque a esta altura me gustaría saber tu nombre, salvo que seas de esos que no lo revelan, por temor a no-sé-qué)

es posible que tu texto de los selenitas inspire hacia el pasado? una retroinspiración?

y me confundí, pensé que Nochevieja le llamaban al 24... acá también le decimos Nochebuena al 24, y al 31 simplemente "fin de año"

saludos en los resortes de la cabeza

Efter dijo...

Éste no lo conocía yo ¿eh? Me parece chulísimo, por un momento me he sentido el Principito caminando en un planeta de díametro 4 metros.

efe dijo...

Al final vivía dentro de la pantalla e inevitablemente patrocinados por mamá google.
Buen relato para el futuro.
Un saludo.
efe

Lukas ThyWalls dijo...

Yo hoy tengo la sensación que estoy espesito, porque no he entendido nada de nada... Me lo leeré en otro momento.

Yo no veo Futurama ni los Reyes Magos por ninguna parte ¡A que te denuncio por publicidad engañosa!

Thiago dijo...

Yo me quedo con la imposibilidad de avanzar entre el miedo por delante y el deseo por detrás o era al revés dónde está el peligro? pq claro yo que soy ferviente seguidor de los sueños de Freud ese tuberculos, veo que el cuentacuentos era un pedófilo, Lucía y Nicolás tienen una relación incestuosa y suelen hacer un trío con el extraterrestre que no es otro que Salvador Dalí resucitado.. ¿Y el dinero de la caja de los minerales? Se lo quedó la tortuga para ir de putas...¡lentamente, eso sí! jajaj

Bezos trastornados....

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

No es por nada, pero el relato me ha parecido buenísimo. Me ha recordado bastante a Lewis Carroll y su "Alicia a través del espejo". Lo de Mamá Google es un hallazgo, pero bueno, lo es todo. En serio que me gustó, tiene un tono de relato fantástico muy inspirado. Me quedé bastante hechizado leyéndolo, jo qué niño.
Besotes.

DR. FREUD dijo...

Yo creo que entre el surrealismo y el psicoanálisis hay un pequeño túnel. En éste se mezclan los miedos con los deseos, si es que alguna vez estuvieron separados...

El Jardinero del Kaos dijo...

Ahora me toca preguntar a mi: ¿De donde sacas esas ideas tan bizarramente buenas? y no digas de tus tornillos por que no me lo creo

abrazo!!!

Novicia Dalila dijo...

Detrás tenemos el miedo y delante el deseo.... Así es. Y nos pasa a todos eh??

Yo también quiero a MAMA GOOGLE, aunque para mí siempre ha sido macho (San Google)... no me falla jamás ;)


Un beso

lisebe dijo...

Muy bueno!!!

Pero yo digo lo mismo que Novicia, para mí google es macho no hembra.

Que le vamos a hacer según el espejo que lo miramos.

Besosss

Coro dijo...

¡Qué buen cuento!
Surrealista actual. Sueños, con windows, pantallas... y mamá Google, entre otros.

¿Duermes durante el día y de noche escribes?

Abrazos

Io dijo...

Mamá Google. Siempre había pensado en Él, en Papá Google.

Me gustan las historias surrealistas. Esta es muy imaginativa.

Qué gran apreciación. Los cuentos, si no se escriben, son leyendas.

Enhorabuena!

UN abrazo.

El Jardinero del Kaos dijo...

Mamá Google quien dio a luz a la hermosa damisela conocida como Wikipedia, la cual no deja de hacer de mis fantasias mas oscuras las realidades mas abstractas...o lo que eso demonios signifique...

prometo no venir mas ebrio!!!

saludos
sopor

Dr.Mikel dijo...

Miedos y deseos, sensaciones y emociones que pueden producirnos verdaderos ataques de ansiedad.
El Sr. Google es muy socorrido, pero hay otros buscadores especificos que segun el tema dan mejores resultados.
Besos.

Lunera dijo...

Jo, me ha encantado. Creía que no ibas a seguir escribiendo un tiempo... pero estoy feliz de que no sea así ;)
Enhorabuena artista!

cristal00k dijo...

¿Google es mujer? asi pues Santa Google. Si no existiese ya, habría que inventarla. Sorprendente el relato.
Besos y abrazos.

Soportándome dijo...

Parece que a todos los comentaristas les ha sorprendido la feminindad de foogle. Qué curioso. Munchas gracias por leerme, apreciados comentaristas. TRas unos días de ausencia ya tengo preparada la siguiente entrada. Que será en breve. Besos a todos.