Pequeños Sabios


Tatiana era cyber-pija desde antes de nacer. Su madre era pediatra y su padre psicólogo infantil. Desde que era un feto su madre se ponía en la tripa pequeños altavoces con música de Mozart y con cantos de ballenas; últimos descubrimientos para desarrollar el cerebro de los humanos durante la gestación.


A los tres años sus padres le regalaron su primer PC llamado pequeños sabios. La niña comenzó a tener una facilidad terrible para manejar el ordenador. Aprendió el arte de escribir con las teclas del PC antes que a controlar el pipí y la caca. A los cuatro años le compraron otro ordenador superior porque el anterior se quedaba escaso para todas las cosas que podía hacer la cría. La velocidad con la que escribía Tatiana empezó a despertar curiosidad en familiares y vecinos, pero no tanto en los maestros. Cuando su madre la llevó a Educación Infantil la pequeña se negó a coger un lápiz; la maestra le explicó que hasta para dibujar necesitaría lápices, pero la niña ya manejaba el Photoshop y el Corel para hacer dibujos. Basados en los conocimientos de un padre psicólogo -que sabía mejor que nadie lo que su hija necesitaba- decidieron llevarla a un colegio católico de pago en el que permitirían a la chiquilla usar siempre su ordenador y no verse obligada a usar nunca un lápiz o bolígrafo.


Y así transcurrieron los años de educación de Tatiana. Todos los días iba a clase con su portátil y transcribía como una taquígrafa todas las palabras que decían los maestros. Pero un día cuando Tatiana estaba en sexto de primaria, con 12 años, se le estropeó el portátil y acudió al colegio sintiéndose desnuda. Se sentó en la silla y comenzó a escuchar la lección que impartía la maestra. La muchacha no sabía que hacer. Contemplaba cascadas de palabras que salían de la boca de la profesora. Ella no podía capturarlas sin su portátil, se quedaban en el aire. Estas palabras se descomponían en letras y rebotaban en las paredes dejando notas musicales en cada impacto. Tanto choque de letras se convirtió en una sinfonía en la cabeza de Tatiana que al mismo tiempo movía los dedos como tocando su ausente ordenador; se entretenía imaginando que podría tener un piano bajo sus dedos. De pronto empezó a dolerle la tripa y al rato notó una humedad en su entrepierna, miró su pantalón de color crema que empezaba a mancharse de rojo. Miró que en la boca de la profesora se había quedado una letra T enganchada a sus labios. Ella quería salir de clase corriendo, como la letra T de la boca de la maestra. Su angustia aumentó hasta la desesperación y tuvo que aguantar diez minutos hasta que llegaron las últimas palabras precedidas por la letra T : Terminó la clase.

33 comentarios:

Lukas ThyWalls dijo...

... Y se hizo mujer.

Es que para estas cosas los ordenadores no sirven, acaban hechos unos zorros.

PD.: No me equivocaré y se ha muerto? Visto lo visto en tus últimos relatos...

Dr.Krapp dijo...

De acuerdo con Lukas, seguro que se trataba de la T de menstruación. Hablas de un miedo ancestral, que como dije en un comentario reciente en otro blog, ya atenazaba al faraón en la vieja leyenda sobre la invención de la escritura.

Efter dijo...

Transición. Bea, digo Tatiana, ya es mujer. Y los compañeros le lanzaban lápices como Carrie con las compresas. Es duro cambiar la caligrafía, en el caso de Tatiana, hacerse una nueva por completo. Cuesta mucho sudor y sangre.

Eponine dijo...

AGHHHHHHH! Obsceno!!

Señor colostomizado dijo...

Tu relato me ha recordado a la primera fuga de la bolsa que tuve en clase. ¡Qué bochorno! T de Trauma.

lisebe dijo...

"A TaTiana le llegó el Tiempo de la mensTruación,y el cambio se hizo Tangible y visible."

Besos

Thiago dijo...

Bueno, creo que al final Tatiana si que recibió una buena lección sin necesidades de artilugios. Pero sería que le diera una artrosisi infantil galopante y ya no pudiera escribir mas en su portatil.

Pero como Tatiana era pija, a partir del dia siguiente sus papis le pusieron a la niña una aya que llevaba un termo con toallitas húmedas y caliente que llevaba en una bolsa térmica y que le secaba a nuestra preciosa niña (no sé pq pero llámandose Tatiana me la imagino rubia y preciosa) los efluvios de la feminidad que el ordenador, aparato al fín... no le había enseñado.

Bueno, tb. puede ser que lo que oscureció el pantaloncito apenas beige de la fina y educada Tatiana fue una corrida en toda regla, jaja pero eso sería otra historia no para contar aquí, jaaj

Ya T-ermino, jaajj

Bezos.

Eponine dijo...

Si a Tatiana le diera una artrosis infantil galopante de las que dice Thiago, sus padres le comprarían el mismo modelo de portátil que usa Stephen Hawking.

Borrasca dijo...

Inesperado final el de tu relato...

Besos borrascosos

tu dijo...

a mi ya me va pasando eso mismo... (lo de perder la "mano" con el lapiz y el bolígrafo) tanto ordenador, tanto ordenador... que cuando me cargo algo físico busco el ctrl+z para retroceder..., aunque sea una lámpara...

Fermín Gámez dijo...

Hubiera sido bueno que Tatiana hubiese inventado la Menstruación Virtual.

Tenía todos los boletos para conseguirlo, y al final, ¡TATE!, nada más que un Ser Humano.

;)

Anónimo dijo...

Hola, Soportándome.

Ah, echaba de menos tus relatos.

Resulta que sigues teniendo la misma mirada, el mismo inconfundible estilo.

Este es buenísimo. Ácido. Rápido. Visual.

Jesús Ortega dijo...

Perdón: Jesús

abrazo

cristal00k dijo...

Crecer, siempre"duele" un poco.Pero más tarde o más pronto, el mundo real nos atrapa a todos. Algo muy sano por otra parte.
Besos.

P.D. construyes personajes con mucha facilidad.Me gusta lo de la sinfonía de letras.

isobel dijo...

menos mal que la pobre niña no dio conmigo, me ha encantado el relato, besitos con t

efe dijo...

Dejó de ser una zagala para convertirse en mujer, pero para eso tuvo que escuchar y enterarse que lo que guardaba su ordenador era la ciencia que otros contaron.
Buen relato y la prueba de que la tecnología no nos prohibe ser humanos y dejar de escuchar las voces de los que vinieron antes.
Un abrazo.
efe

El Jardinero del Kaos dijo...

Donde esta tu ordenador ahora? niña lista...

puedes usarlo de tampon??????
eh, eh???

tu usando el pothoshop y el corel y yo aqui aun con el paint y con el logo y la maldita tortuga!!!

Piel de letras dijo...

Mmmmm... la inseguridad provoca cosas inusuales a veces. Un toque de realidad cruda no le vino tan mal a la niña "T". Tuvo en qué entretener su mente, además del dichoso ordenador.

BESITO

Novicia Dalila dijo...

Lo triste es que seguirá siendo pija. Mujer pero pija, y seguramente seguirá unida a su pc por ese cordón umbilical que le han colgado desde que nació...

¡¡¡Con lo bonitos que son los dibujitos de colorines hechos a mano¡¡¡
Tati, no sabes lo que te pierdes

caotico_jq dijo...

Jeje... qué mala uva de texto. Me ha gustado.

Pues la que te estás bajando de "Martyrs" no sé si será la buena, porque yo todas las veces que he intentado bajármela me salía una pornada o cosas así.

Landahlauts dijo...

Un periodo nuevo para Tatiana. Ojalá que le sirviera para crecer y saber funcionar sin ordenador. No es tan malo. Eso dicen...

Me gustó, saludos.

Luz de Gas dijo...

Me ha encantado, que buena historia.

Gracias por compartirla.

Llegará el día que pulsando una tecla la regla sea torcida.

Lukas ThyWalls dijo...

Es que Tatiana se había bajado el Ausonia 1.5 y el Tampax 2.1 del Emule y pensó que lo tenía solucionado, pero resulta que estos programas tenían un fallo de seguridad.

Ahora Tatiana tiene que tener cuidado del gusano Bombo.I, para eso que se instale el cortafuegos Condon 1.0 siempre y no tendrá sorpresas.

Coro dijo...

Soportándome:

Fue el día que la vida le enseñó sus realidades a Tatiana.

Permíteme decirte que te has convertido en uno de mis escritores favoritos.

Besos

LOLA dijo...

¿Y eso de Tatiana, es bueno ó malo?.

bahhia dijo...

Escalofriante ....

Y es que todo tiene su tiempo.

Lunera dijo...

Ays, ha venido la tia rara de Holasoytumenstruación, pues si que estamos buenos, jajjaja ¿le tocaba ya o ha sido de la misma angustia? jajajaja
Pues quitando el final, no dudes que cualquier dia sale un caso así en los periódicos: entre que los niños han maman la informática desde chicos, la permisividad de los padres y la tontuna de algunos que se creen que saben más que nadie...

Io dijo...

Qué relato más original y que inquietud que algún día lleguemos a ser tan dependientes de la tecnología como para desechar el lápiz y el papel.

Tal vez, al hacerse mujer, decida incorporarse a un mundo más tangible.

Enhorabuena!

Mil besos!

ana. dijo...

Me encanta tu juego con las letras.
Tu blog me parece un espacio lúdico. Precioso.

Soportándome dijo...

Como siempre Agradecida, emocionada...Gracias por veniiiiir. Me alegro que os haya gustado el relato. Lo fui construyendo lentamente en la cabeza un viernes y el domingo me salió del tirón en 10 minutos, he disfrutado mucho.

Algunos de vuestros comentarios son geniales. Menudo juego da la letra T y la menstruación. Me han hecho mucha gracia los comentaistas. Este relató se lo mandé a AIDARTE, que pertenece al grupo FRIDA, para la publicación del próximo número de DELIRIO

Como no tengo tiempo para contestaros uno a uno, mejor me paso por vuestros blogs.

GRACIAS

Lilyth dijo...

Soportándome, ha sido un gusto pasar por tus letras y empaparme de tus relatos, crecer siempre duele y si te pones a pensar no importa que tan avanzados en relación a la tecnología estemos, nuestro lado humano natural y salvaje siempre sale a flote y exige su lugar dentro de nuestras vidas. Un saludo en la distancia.

Dr.Mikel dijo...

Pues ya perdonaras pero no entiendo muy bien esas transiciones y esas conexiones entre que sea pija, que sus padres sean unos tecnocratas infantiles, que sus conocimientos esten supeditados a un teclado y que al final se haga mujer.
Enfin sera que me estoy haciendo mayor.
Ya me gustaria que me explicases, ya.
Bsos.

Sefo dijo...

No puede ser, sangre, sangre, sangre, sangre... He enloquecido por un momento, no me vuelvas a dar esos sustos.