Ritual nocturno

Pintado por soportándome

Begoña vino de Colombia. Era mi compañía nocturna. Abría sus labios al aire y yo la alimentaba cada noche. Tras sus pétalos se veían unos vellos que cada día me parecían más eróticos. Me saciaba el darle de comer. La había contemplado crecer lentamente.

Al anochecer se desplegaba esperando su comida. Yo destapaba la caja donde guardaba los insectos y dejaba que ella los atrapara con sus pelos-dientes. Ella cerraba lenta pero tenazmente sus hojas y veía como se nutría de moscas y mosquitos. Era como presenciar una castración.

A lo largo de todos estos años este ritual nocturno había hecho que llegara a querer a Begoña. Cuando envejeció, y sus hojas apenas podían apretar para nutrirse -como cuando una madre alimenta a sus polluelos- me vi obligado a masticar los insectos para ella.

Sus últimos días fueron especialmente penosos al triturar con mis dientes la comida para que ella se pudiese alimentar.

Ahora Begoña ha muerto, y todas las noches abro la caja de bichos y me alimento de ellos. Esta mañana, al mirarme al espejo, he visto que unos pelos me salían de los labios.

60 comentarios:

Bequi in Fuxia dijo...

el amor nace de depositar nuestro afecto en un otro.está en nosotros.
tu relato lo expresa perfectamente.un diez.

ana. dijo...

Un relato Kafkiano, Sopor. Terrible y bello. Una metáfora de la vida.

Un beso grande.

Eponine dijo...

¡Coño!

Lukas ThyWalls dijo...

La historia de como alimentando un chocho, te creció uno.

Muy bueno, Clavitos

Maritoñi dijo...

Esto da ganas de amar y vomitar. Pero lo soporto. Me parece bueno comer maritoñis por la noche, pero bichos...

Luz de Gas dijo...

Jajajaj, Lukas no tienes remedio.

Yo por eso ni helechos que lástima.

Bueno, el relato perfecto, eres un máquina

Besos

laquesuscribe dijo...

Ufff, menudo relato...
La Dionea murió de muerte natural o por una mosca contaminada por insecticida?
Saludos

Efter dijo...

Ya lo dijo San Juan, "Juntaste amado con amada, amada en el amado transformada". También hubiera valido si le das Dogchaw machacadito, Soport, pero indudablemente demostrabas más amor con las mosquitas.

Efter dijo...

Falta que venga Niñaca y diga que el cuadro parece una tienda de campaña. MUAJAJA.

Fermín Gámez dijo...

Extraordinario relato, me ha encantado lo de triturar con los propios dientes los insectos para que ella se pudiese alimentar.

Winnie0 dijo...

¡Espectacular la ocurrencia para escribir semejante relato!. Fantástico. Besos

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pensé que era una begonia...

Cuántas alegrías y cuántas penas me han dado a mí mis queridísimas plantas, pero el que se las come o lo intenta es Max.

A no ser que la versión de Lukas...

Fauve, la petite sauvage dijo...

En realidad quería decir:


¡ESO ES AMOR!

Lane dijo...

Incluso me ha dado miedo.

Salud

Fauve, la petite sauvage dijo...

¿Begoña o el comemoscas?

Dr.Krapp dijo...

¿Begoña o Begonia?
Me gusta la mimetización de los seres humanos en cosas diferentes gracias a las locas pasiones arrbatadas. Aunque yo creo que el amor no debería somternos a tna grandes sacificios.
¡Como escribes, Soportándome!

Odi Noyola dijo...

^^¡Súuuper! ke chuleria de relato! Entonces tendremos ke llamaros SoportanBegoñ@ o algo asú jiji♦ ¡Merci for all lindura!^^♣

Piel de dijo...

SOPOR
Indudablemente tus relatos invitan a la reflexión... el trasfondo me resulta inquietante. Mucho dices, con pocas letras.

Mis saludos y mis respetos.

Besos

Borja F. Caamaño dijo...

¿Qué decir?

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Rayuela dijo...

Ay! qué gran relato de amor metamorfósico!
Me encantó, volveré a seguir leyéndote.
Gracias por llegar hasta mi Zigurat.
Te dejo un beso!

Parsimonia dijo...

Delicado y triste.
Lo titularia Amargura, muy propio para estos días.
Me he quedado un poco "down", pero eso es genial. Me encanta leer un texto que me conmueva y me lleve a otro estado.
Besos

lys dijo...

He visto esas plantas, huelen fatal, pero el amor es ciego y tu imaginación inmensa.

Un beso

Landahlauts dijo...

Uffff!!!
Qué bueno, Soportándome. No me refiero a los insectos, eso no lo juzgo...

Saludos.

ybris dijo...

Sorprendente, sugerente, dual, magnifíco relato.
Como un sueño liberador y erótico que acaba en pesadilla.

Abrazos.

tu dijo...

Begoña ha poseído tu cuerpo porque así podrá comer más bichos y más grandes.

carlota. dijo...

Ufff!!! que relato ...

Saludos!!

lisebe dijo...

jajaj. eres buenísimo Soport, ahora entiendo lo de tener una mascota planta!!! jajaj cuando me lo digiste en mi blog me hizo gracia, pero ahora que he leido el relato lo entiendo del todo!!

Eso de mascar los insectos para darle de comer!!! ay que asquito niño!! y lo de alimentarte ahora que se ha muerto de los insectos tiene un doble sentido genial!!!

Eres único cielo!!

Que pases unos dias felices estas fiestas de Semana Santa!!!

Besitosssssssss

niñaca dijo...

La verdad es que me lo poneis a huevo, estoy totalmente de acuerdo con la interpretación de Lucas, y eponine lo dice muy claro con una única palabra (coño). Tu relato y tu dibujo expresan mucho erotismo, me ha recordado a las flores genitales de Georgia O'keefe. Yo también le mastico los fryski a mi gato brezo como una muestra de amor.
Enhorabuena por tus relatos, cada vez son más personales y creativos. te odio.

William De Baskerville dijo...

Una Orquidea salvaje pintada y unas letras sinceras que la recuerdan.

cristal00k dijo...

¡coño! pues va a ser que también prefiero las Maritoñissssss!!!
andamos kafkianos?
Abrazos varios.

dintel dijo...

Quien con un cojo anda...

Galán de Barrio dijo...

Me encanta tu surrealismo

y el dibujo también :)

Dr.Mikel dijo...

Le tenias que haber dicho a Begoña que aunque solo fuese por estetica, depiladita estaría más bonita, natural y fresca.
Además con mucho más poder de seducción para atraer a toda clase de mosquitos.
Besos.

AntWaters Daza dijo...

Pobre Begoña; el otro día bromeaba con Feroz sobre eso; que si no podría él masticarme la comida y escupírmela en la boca :) Todo por las miradas de un camarero :P, y el cansancio :), de masticar.

Abrazos de me gusta el final del relato, por lo que deja ver

Gara dijo...

Tu imaginacion no tiene limites,me encanta!!!

Besos

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Vaya con la plantaca, que coma ella lo que quiera, pero tú, ¿masticar insectillos? ¿Has probao la Nocilla?:-)
No, ahora en serio, apasionante relato. Caramba con la planta, como para echarse una cabezadita al lado:-)
Besotes.

Sirenita dijo...

¿Dónde se compran esas plantas-chocho? Mi foniatra me recomendó algo de compañía para tener con quien practicar (los escasos sonidos que salen de mi garganta), mi psicóloga me dijo que sería bueno adquirir algo de responsabilidad... algo o alguien a quien cuidar. Un motivo para levantarme cada mañana y sentirme útil. Le pregunté "¿cree que debería tener un hijo?", y me dijo "No... pobre niño". ¿"Y una mascota?" pregunté. "No... pobre mascota" me dijo (hija puta). Así que llegamos a la conclusión de que lo mejor sería una planta.
Y por otra parte... creo que estoy saliendo del armario... así que quiero un coño de esos pa mí solita.

Lilyth dijo...

Serán los resultados del amor o de la costumbre? mmmm

Borrasca dijo...

Soport eres GENIAL!!!!!!!
Siempre logras descolocarme con tus relatos, todo me esperé menos ese final... WAUUUUUUU

Besos convalecientes

Stanley Kowalski dijo...

Excelente relato, además muy bien contado. Felicitaciones.

BESOS

El Jardinero del Kaos dijo...

me sacaste de mi sitio...un final inesperado.
me encantó la brevedad con la que contaste la historia.

un abrazo sopor...

Soportándome dijo...

Parece que sirenita ha vuelto... ¿Aprovechando las vacaciones del Dr Freud?

Sirenita dijo...

Claro, justamente eso.
La presencia del doctor en los blogs era demasiado amenazante para mí, y decidí retirarme en silencio mientras aún me quedara dignidad. Pero ahora que se ha ido, me siento libre de nuevo. Siento que ahora nada de lo que diga va a ser psicoanalizado y tergiversado por un pedante sabelotodo.
He hecho grandes progresos en mi expresión oral y escrita... pero siemnpre siguen quedando resquicios de faltas de hortografía, y me da vergüenza que un psiquiatra lo utilice en mi contra y diga que fallo a propósito en mi manera de escribir para rebelarme contra mi padre, que bebía y pegaba a mi madre.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pero si hasta los pajarracos más carroñeros mastican los gusanos para sus crías, para cuánto más el prota para su Begoña...

¡ QUÉ BONITO ES EL AMOR! Y ¡QUÉ BELLA LA NATURALEZA!

Sirenita dijo...

¡Nadie me habla! ¡Me siento ignorada! ¡Nadie me quiere! ¡Nadie me aprecia!

Sirenita dijo...

Hoy he sido buena y no he comido cerdo, porque me ha dicho mi párroco que está prohibido por no sé que rollo del infierno y el demonio.
Lo que pasa es que esta tarde sin querer... me he comido un bocadillo de foigras La Piara, y no sé si lleva cerdo... y de llevarlo... ¿en qué medida he pecado? ¿Se considera igual de pecado comer esa proporción tan insignificante e inmunda del cerdo que si comieras unos solomillos en condiciones y un jamón de jabugo? ¿Será Dios compasivo y bondadoso, y sabrá comprender que comer paté La Piara no es igual de grave que comer un Entrecot al roquefort?.

No sé...

Estoy nerviosa.

Y asustada.

Dios mío, todopoderoso... perdóname.

Puticlub dijo...

Que sirenita salga de mantilla y se le quitarán todos los pecados.

Marcelo dijo...

Genial! Espero que mañana, alguien los mastique por ti...
Un abrazo

Loc@ dijo...

Pasaba para decirte que mañana, domingo, publico este relato tuyo que te copié hace tiempo y no recuerdo si te lo comenté. Qué de público abarrota la sala -tu página- Besos Paquita

EJERCICIO DE RELATO CON INICIO DETERMINADO. Copiado a Soportándome que lo publicó... en su blog menudolatazo.blogspot.com/
Etiquetas: el clavo en la pared, Taller de cuentos.
Dedicado a Jesús Ortega.

Don Andrés Neuman y Don Jesús Ortega fueron mis profesores del taller de relatos cortos que hice hace unos años. Don Jesús tiene un blog que es una joya para los que les guste escribir. Cuenta con decálogos para escribir cuentos, para saber cómo poner un título, saber como terminar a tiempo... y lleno de experiencias. Este blog se llama El clavo en la pared igual que el título de uno de sus trabajos (maravilloso libro de relatos).

En el taller puso un ejercicio en el que cada alumno cogía un papel doblado con el inicio de una frase y debía continuar hasta terminar el relato. Yo escribí el siguiente relato que le dedico con mucho eros y thanatos.

"Pedro Luis le llevaba un año a Juan Tomás, pero eran tan exactamente iguales que todos los tomaban por mellizos. También eran exactamente iguales en sus vivencias. Juan Tomás iba recorriendo los mismos pasos que su hermano de forma matemática. Cuando su hermano estaba en 8º y le gustaba una chica, sabía que a él le gustaría la misma chica el año siguiente. Iría de excursión a los mismos sitios y sacaría (...)

Novicia Dalila dijo...

Que tierno, Tornillitos.... Tu begoña me ha recordado enteramente a una iguana que tuve y que también murió... Había que darla de comer cuidarla con mucho cariño... Se llamaba Max.

Un beso

Johan Bush Walls dijo...

Así es maestro, con el tiempo uno se va convirtiendo en la persona amada.

Salú pue.

Sombras en el corazón dijo...

Y más que una transformación amorosa... ¿no será una posesión?
:0)

Un abrazo

lys dijo...

Pasaba y abrí tu puerta, no quise cerrarla sin decirte,hola!

Un beso

isobel dijo...

buen relato, los comentarios ... me los guardo, besillos

pon dijo...

Joer entre el ascazo y Kafka.

ana. dijo...

Sopor...¿estás bien?

te extraño

besos

Lukas ThyWalls dijo...

BienvenidoEste blog cuenta relatos cortos.Y tan cortos. Tanto que últimamente ni los veo.

Angeles dijo...

Hola un premiecito para ti en mi blog, saludos...

Romek Dubczek dijo...

Yo conoci a una Begoña que tenía como pelitos en los labios. Era secretaria y nunca bajaba a desayunar con nosotros. Leyendo este relato todo empieza a encajarme...
Un abrazo,
Romek

Carlos de la Parra dijo...

Un auténtico curso de tratamiento auto psiquiátrico.
Un criadero de plantas de éstas puede solucionar la invasión de insectos contra pacientes con paranoia.
Felicidades por tu mente voladora.
Cuida que no huya.
Pero no dispares.